Si tienes pensado cambiar el estilo decorativo de tu hogar, quizá puedas comenzar por las paredes. Una de las tendencias actuales es el papel pintado, con la que poder cambiar por completo la estética de cualquier estancia de la casa, habitaciones, salón, pasillo, hall de entrada, hay opciones para todos los gustos.

Pros y contras del papel pintado

El papel pintado tiene muchas ventajas como por ejemplo que es una estupenda alternativa para renovar la casa sin gastar demasiado dinero. Además, aporta personalidad a cualquier estancia del hogar y no es obligatorio cubrir todas las paredes, con solo cubrir una, se cambia por completo el aspecto del espacio en cuestión.

El papel pintado es muy fácil de limpiar ya que en muchos casos, con un paño humedecido y jabón neutro será suficiente como para dejarlo limpio. Otra de las ventajas es que cubren correctamente las imperfecciones que pudiera haber en las paredes, mucho mejor que aplicando pintura.

Ante nosotros se abre todo un universo de oportunidades, por lo que no nos costará encontrar el estilo que mejor se adapte a lo que estamos buscando para cualquier habitación del hogar. Diseños minimalistas, vanguardistas, clásicos, contemporáneos, infantiles, informales, etc.

También se pueden encontrar papeles pintados especialmente diseñados para cualquier estancia, incluso para el cuarto de baño, siendo papeles que tienen un tratamiento específico contra la humedad. Por otro lado en el mercado hay imitaciones de materiales naturales como madera, piedra, telas, etc.

¿Qué inconvenientes tiene el papel pintado? Uno de ellos es que suele ser más caro que pintar la pared, especialmente si nuestra opción principal es un papel pintado de gran calidad.
Otro posible punto en contra es que aunque colocarlo no es difícil, sí puede resultar algo engorroso y siempre será mejor dejárselo a un profesional y tampoco es algo que se haga en cinco minutos, lo que puede incrementar el coste.

¿Necesita ayuda?