Existen los casos en que tenemos un baño carente de ventana al exterior. La falta de luz o ausencia de ventilación natural pueden ser los principales inconvenientes que estos presentan.

Vamos a ver a continuación algunas soluciones a baños sin ventanas:

El blanco, como color predominante

Las estancias pequeñas o poco iluminadas van a verse favorecidas con esta opción. El blanco es un color que aporta luz, frescor y calma. Y lo que es importante, favorece la sensación de amplitud, tan necesaria en ese baño pequeñito del que disponemos.

Pinturas, mármoles o azulejos, en tonos blancos o pastel muy suaves serán una opción de lo más recomendable en cuanto a soluciones a baños sin ventanas se refiere.

Para evitar que el ambiente nos resulte demasiado frio en su totalidad, una buena manera de contrarrestarlo es usar muebles de madera clara, que aportarán calidez, sin restarle luminosidad y espacio.

La iluminación, otro factor importante

En este caso este es un aspecto esencial. Se pueden usar apliques, plafones, etc… Una opción muy buena es el uso de los denominados falsos tragaluces, ya que dan la sensación de que existiera iluminación natural.

Debemos cuidar de disponer de una iluminación suficiente, para evitar un ambiente “claustrofóbico” en este baño sin ventanas al exterior.

La iluminación indirecta, ya sea por ejemplo por detrás del espejo, o por encima de la talla del baño, también ofrecerá muy buenos resultados.

Lavabos suspendidos

Esta es una opción muy recomendable, a la hora de conseguir amplitud visual en un baño. El hecho de que una estancia nos parezca más despejada, nos dará la sensación de que esta es más amplia y está más iluminada.

Unos elementos que combinarán muy bien en estos casos, además de resultar funcionales, serán los canastos o cestas de mimbre. Estas aportaran calidez y belleza estética, aparte de proporcionarse la necesaria capacidad de almacenaje.

¿Necesita ayuda?